María, 5 de enero, 2016

Los #ReyesMagos de la #ePaternidad

Palabras que podemos pedir a Sus Majestades para intentar educar a nuestros hijos en un buen uso de Internet y las nuevas tecnologías… Descodifiquemos a los Reyes Magos de la ePaternidad 😉

Romper. La brecha digital que nos separa. Está en nuestras manos. Nuestros hijos ven Internet y todas sus ofertas como algo natural, pero eso no implica que sepan usarlo. Seamos nosotros quienes hagamos de ePadres.

Esperar. Al momento adecuado para enseñarles a usar cada aspecto de las nuevas tecnologías, con seguridad, de acuerdo a su edad, sus inquietudes y sus necesidades reales.

Y. Explicarles en qué consiste aquello que les dejamos hacer. ¿Comunicarse por e-mail o por mensajería móvil? ¿Tener su propio Smartphone o Tablet? ¿Navegar por Internet? ¿Jugar en red? ¿Acceder a redes sociales? Nosotros podemos contarles cómo usarlo.

Etiqueta. En la red (o #netiqueta). Fuera y dentro de Internet, deberíamos ser responsables con lo que hacemos, respetando a los demás (además de a nosotros mismos). Se lo podemos contar a los iKids desde pequeños; lo entenderán.

Saber. Cómo explicarles qué es privacidad. Contraseñas que hay que ir cambiando y no compartiendo. Información que no hay que divulgar sin necesidad. Comentarios y fotos que cuentan mucho, poco o nada.

Manejar. Sus errores y aciertos desde la paternidad responsable. Si se equivocan –ven algo que no deberían, comparten algo que no deberían, critican a otros sin necesidad-, no prohibamos. Expliquemos el porqué del error y sigamos adelante.

Adelantarnos. Al uso que los iKids hagan de la red. Hablemos con ellos de qué es Internet, para qué sirve, qué pueden encontrar, cómo deben manejarse. Que antes de entrar en lo digital sepan que existe lo digital.

Ganar. En comunicación. Padres e hijos ya hablamos de muchas cosas. Amistades, notas, deberes, modales en la mesa, planes… Hablemos también de ordenadores, móviles, tablets, videojuegos y todo lo que está detrás de estas pantallas.

Obligación. Nuestros iKids van a usar la tecnología sí o sí. Así que es parte de nuestra responsabilidad como padres saber que este entorno está para quedarse y formará parte de sus vidas. No podemos ni obviarlo ni prohibirlo ni dejarles a sus anchas. Igual que hacemos con otras parcelas de la educación en casa, incorporemos Internet y las nuevas formas de comunicación, aprendizaje y entretenimiento a las charlas familiares.

Superar. Nuestros miedos o nuestro desconocimiento o nuestra (casi) adicción. Ellos nos miran para todo y, al menos hasta ciertas edades, respetan nuestra opinión. Aprovechemos la oportunidad para potenciar que usen bien las nuevas tecnologías.

Ejemplo. Sin más. Como en el resto. Seamos padres conectados y no desenchufados. Tengamos límites y cumplamos normas.

Parental. El control, claro. Con software, con apps, con filtros, en persona. Sepamos más sobre cómo limitar aquello a lo que accedan cuando son más pequeños.

Autoridad. Nosotros somos los padres, ellos los hijos. Un Smartphone nuevo o una Tablet nueva o un portátil o una consola. Son nuestros; nosotros los compramos, los pagamos y mantenemos. Se los cedemos porque somos guays. Así que nosotros ponemos las condiciones.

Tiempo. Un tiempo de conexión coherente que les permita sacar lo mejor de Internet, aprendiendo al mismo tiempo a evitar o gestionar lo malo. Ni permitirlo todo ni prohibirlo todo. ¿Un término medio?

Entender. Que el digital es su mundo natural. Que son intuitivos y lo ven todo como algo normal. Eso no significa que les dejemos hacer de todo. Pero no podemos pretender que tengan nuestra infancia tal cual porque han pasado algunos años. Tenemos que comprender el mundo en el que ellos están creciendo.

Responsabilidad y Respeto. De todos. Hacia todos. Son palabras mágicas y en la vida (la normal y la digital) de nuestros hijos tienen una importancia suprema. Con ellas aprendemos a usar cuchillos, por ejemplo. Pues también Internet.

Normas. Marcarlas claramente. En cuanto a uso, a sitios, a momentos. Conforme los iKids crecen, adaptar las normas a su edad. Pero que existan. “En la mesa no”. “En redes sociales, sólo cuando te dé permiso y tengo que saber tu contraseña”. “Por la noche, no”, etcétera. Y si Sus Majestades traen dispositivos, puedes usar un contrato de normas.

Idioma. Hablemos su lenguaje. Y si pronuncian palabras “raras”, busquémoslas. Ellos saben de su vida. Nosotros sabemos de LA vida. Que siga así. Sin ser expertos tecnófilos, pero sí siendo curiosos (porque eso también implica dar ejemplo).

Desconocidos. Las apariencias engañan. Internet a veces también. Hablemos y observemos y guiemos sobre cómo moverse en la red, con quién hacerlo y para qué. Son muchas las formas en las que gente a la que no conocemos o contenidos desaconsejables pueden llegar a nosotros a través de la red.

Aprender. Con ellos, de ellos, en equipo. Seguro que los iKids nos pueden enseñar cosas y sin duda nosotros, cada día, les enseñamos también. En mi casa hacemos trueque: enséñame cómo funciona HangOut y te enseño Keynote. Explícame el videojuego o esa app de fotos y te cuento cómo buscar mejor en Google.

Datos. Fundamental. Que no los compartan de cualquier manera ni en cualquier sitio. Sus datos son suyos. ¿Y qué son datos? Pues ya tenemos manera de empezar la conversación 😉

Bss,

M.

 

 

Autor: María

Publicado: 5 de enero, 2016

Categorías: ePaternidad, Mothernity

Etiquetas: Educación, ePaternidad, Familia y Tecnología, Mothernity

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × dos =

RELACIONADO

Evidencia científica y consejos para ser padres en tiempos de Internet, con @DrYaldaUhls

Evidencia científica y consejos para ser padres en tiempos de Internet, con @DrYaldaUhls

junio 13, 2016

Más libros sobre iKids & Internet

Más libros sobre iKids & Internet

marzo 15, 2017

Tecnología en familia: cartel de normas para tod@s

Tecnología en familia: cartel de normas para tod@s

diciembre 2, 2015