María, 13 de marzo, 2020

Conversación 3: ODIO ONLINE #adolescentes #tecnología #coronavirus

Éste es el punto 3 de la relación de 10 conversaciones que podemos tener con adolescentes sobre la pandemia de COVID-19 y el uso que hacemos de la tecnología. Se trata no de aleccionar ni alarmar, sino de aprender juntos y aprovechar esta oportunidad para reflexionar sobre personas y pantallas.

El tema: Odio y sesgo en Internet

La tecnología nos acerca a gente que piensa diferente y a veces da visibilidad a nuestra peor versión.

A veces las personas somos lo peor de lo peor. En general y más aún en redes sociales, que nos dan un altavoz para compartir opiniones. La crisis del coronavirus nos da ejemplo de ello.

Gente que se alegra de que un político de Vox se contagie, o gente que se alegra de que un político de Podemos se contagie. Gente que insulta al que opina diferente. Gente que para corregir a otra gente la ataca sin límites. Gente que aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid mezcla sanidad con política y solo piensa en generar más y más conflicto. Gente que aprovecha errores ajenos para afirmar que él o ella lo habría hecho mucho mejor. Gente que solo puede demostrar una supuesta superioridad si critica a otro.

Las redes sociales están para muchas cosas, pero no deberían estar para diseminar odio. Como digo siempre, esas redes sociales y los móviles y las pantallas en general no tienen la culpa -estrictamente hablando- del odio, porque los que generamos contenidos somos las personas.

En esto del odio hay dos temas importantes que podemos tratar con nuestros teenagers:

  • SESGO de confirmación: tendencia a favorecer, buscar, interpretar, y recordar, la información que confirma las propias creencias o hipótesis, dando desproporcionadamente menos consideración a posibles alternativas. Si voto a un partido político, por ejemplo, tenderé a creerme más lo que favorezca a ese partido que cualquier cosa que diga otro partido. Y claro, si solo creemos lo que ya damos por bueno, en muchas ocasiones lo más sencillo es reaccionar a lo contrario con todo menos serenidad o pensamiento crítico.
  • Filtro burbuja: es el resultado de una búsqueda personalizada en la que el algoritmo de una página web o red social selecciona, a través de predicciones basadas en lo que el usuario suele hacer (a qué da like, qué comparte, qué comenta, su localización, su historial de búsquedas, sus clicks), la información que al usuario le gustaría ver. Como resultado, aparta a los usuarios de la información no alineada con sus puntos de vista y los aísla en burbujas ideológicas y culturales. Esto también influye en el odio online, porque nos acostumbramos a ver lo que tiene que ver con nuestra ideología y, cuando encontramos algo que nos incomoda, reaccionamos negativamente y, en ocasiones, impulsivamente.

Hablemos con nuestros adolescentes sobre la NO NECESIDAD DE ODIAR EN INTERNET, DE ENTENDER POR QUÉ VEMOS LO QUE VEMOS EN REDES Y DE PENSAR ANTES DE COMENTAR, PUBLICAR, COMPARTIR…

Uno puede pensar lo que quiera, pero no hace falta compartirlo con el mundo, menos aún si es para esparcir basura, prejuicio, odio y ataques gratuitos. Como dije hace tiempo, si hablamos de personas y pantallas, hablemos de lo que realmente importa.

Conversaciones: 


Besos,

M.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RELACIONADO

Educación (digital) de tus hijos: buscar, copiar y compartir en Internet

Educación (digital) de tus hijos: buscar, copiar y compartir en Internet

enero 30, 2018

5 ideas para trabajar valores, aprovechando la tecnología

5 ideas para trabajar valores, aprovechando la tecnología

mayo 30, 2017

Homeschooling y competencia digital de los iKids: el papel de la familia

Homeschooling y competencia digital de los iKids: el papel de la familia

abril 28, 2020