María, 5 de julio, 2018

Verano, iKids y pantallas: lo peor y lo mejor

Veranito. Vacaciones. Descanso total… o no. En este fabuloso mundo de pantallas, esta época del año nos hace debatirnos entre el detox digital y el disfrute de la vida ‘real’, o los maratones de Netflix y la retransmisión de planes a través de Instagram y Facebook. Y en el fabuloso mundo de los iKids y las pantallas, ya sabemos que niños y adolescentes están cada vez más conectados, que hay muchos peligros y muchas oportunidades en esta vida digital. Ya sabemos que en (casi) todas las casas hay peleas sobre “deja ya la consola, deja ya la tablet, deja ya el móvil, apaga la tele, quítate los cascos…”.

Así que si quieres un verano del que poder presumir sin que te juzguen, NO DEBES estar conectado y mucho menos dejar que tus iKids pierdan el tiempo con tecnología.

Pero las actividades al aire libre, las tertulias familiares en una hamaca, las fiestas en el pueblo, los campamentos y planes con amigos, los paseos en bicicleta y los baños playeros o piscineros, el turismo cultural y el aburrimiento son compatibles con ratos de conexión.

¿Por qué no?


Lo dicho: llega el verano, y el tiempo de pantalla (o la discusión para que no ejecuten dicho tiempo de pantalla) tiende a multiplicarse porque los niños tienen más tiempo libre.

Ayudarles a que se conecten de forma equilibrada es fundamental. Y el primer paso es reflexionar sobre lo mejor y lo peor del tandem iKids-tecnología, para después buscar formas de que miren pantallas como complemento a otras cosas.


Lo PEOR del tandem iKids-tecnología durante el verano

Lo que hacemos los padres: 

  • los niños pasan más tiempo contigo, así que hay que controlarse para que no te vean pegado al móvil o haciendo “scroll” en la pantalla consultando tus redes sociales o compartiendo una foto a cada paso. Además, los padres y las madres a veces entramos en modo extremo (o no podemos más y les dejamos que miren y miren pantallas o nos ponemos súper estrictos en plan “este verano, ni un enchufe”).

Para aquellos padres que sólo ven al demonio en las redes sociales o los videojuegos, recordemos que igualmente damos ejemplo pegados al móvil o a la tablet jugando al solitario o consultando las apps de control de actividad física o respondiendo a mensajes de la oficina, por ejemplo. Y que buen padre o buena madre también es quien ve una serie con su hija o echa una partida al Fortnite con su hijo o busca con ellos videos en YouTube sobre cantantes de moda o presta atención a un tutorial sobre juegos de mesa para después retar a sus hijos a las cartas.

Lo que hacen los niños: 

  • en verano es más difícil restringir el tiempo de pantalla (salvo que te vayas a lugares remotos). Ven la tele, juegan con la consola, usan algún dispositivo: no saben parar solos. Y los adolescentes parece que “necesitan” estar pegados a su smartphone: comparten más stories o buscan más videos o chatean sin cesar. La batalla por controlar que no estén conectados sin motivo es más intensa que durante el resto del año.

Quizá usan la tablet en el viaje, o ven videos si estás en el Norte y llueve tres días seguidos, o les dejas el videojuego porque llevas 5 horas saltando olas con ellos en el Sur y necesitas tiempo para ti. No nos centremos solo en el tiempo; prestemos (más) atención a la calidad de los contenidos o al objetivo que el niño pretende alcanzar con ese tiempo conectado.


Lo MEJOR del tandem iKids-tecnología durante el verano

Organizar las vacaciones:

  • pedir ayuda a tus iKids para buscar en apps o webs planes en familia por la ciudad en la que estés o vayas a estar;
  • pedirles que te guíen en un desplazamiento, siguiendo ellos las indicaciones del móvil y dándotelas a ti;
  • pedirles que te digan qué tiempo va a hacer, con una app o una web de previsiones meteorológicas;
  • pedirles que creen listas musicales en plataformas de streaming para después escucharlas a todo volumen mientras viajamos todos juntos;
  • con los más mayores, encargarles a ellos que, a lo largo de las vacaciones, descarguen de contenidos esa cámara de fotos que nos ayuda a guardar lo mejor del tiempo en familia y las organicen en la nube o en un disco duro o en carpetas del ordenador.

Visitar una ciudad nueva: 

  • dejar que los iKids guíen algunas de las excursiones, a veces con mapa en papel y a veces con mapa en navegador del móvil. O uno de los iKids sigue rutas en el móvil y otro iKid va leyendo de una guía (digital o analógica) información sobre los sitios que vais visitando;
  • si vais a un parque de atracciones o a un museo, los iKids pueden utilizar aplicación que ese parque o museo tenga para informar al usuario.
  • con los más mayores, abrir un chat familiar para estar en contacto si os separáis o pedirles que documenten con su móvil el “momentazo del día”.

En el pueblo, en la playa o si te quedas en casa:

1.- Si donde estás hay conexión a Internet:

  • para esos ratos de “ver algo en la tele”, recomendarles contenidos que impliquen tiempo de pantalla con un mensaje positivo. Películas como “Los peores años de mi vida”, “Pee-Wee’s big holiday” o “La vida secreta de Walter Mitty”; series de Netflix como “Anne con E”(versión actualizada de Ana de las Tejas Verdes), “Una serie de catastróficas desdichas”, “Project MC”, “Lost & Found Music Studios”… Series en Movistar+ como Big Bang Theory o El joven Sheldon o cualquiera que conozcas y que según la edad de tus iKids creas que pueden disfrutar. Contenidos que entretienen y al mismo tiempo aportan moraleja sobre convivencia con iguales, afrontar situaciones complicadas, superar retos…
  • si tienen acceso a un ordenador de mesa y a una impresora (y si aún no han entrado en la adolescencia) invítales a que utilicen herramientas como PowerPoint o Keynote para hacer presentaciones de cosas que les gusten. Buscar fotos, buscar información y después pasar al mundo analógico para pegar las fotos en una cartulina y escribir la información. Un poster propio de Los Vengadores o de Lego o de Fortnite o de animales o de paisajes o de cuadros famosos o yo qué sé…
  • pueden también ver tutoriales en YouTube que tengan que ver con sus aficiones: experimentos con la arena de la playa, tocar un instrumento que han encontrado en la casa del pueblo, aprender a tricotar o a fabricar su propia cometa. Hacer slime o plastilina caseros, aprender a tocar el ukelele, inspirar construcciones de Lego, hacer una tabla de gimnasia o yoga…Hay miles de videos; sólo hay que buscar y elegir bien.
  • buscar formas de hacer planes en familia que incluyan tecnología: la web FamilyOn de Orange, sesión de videos y trailers en YouTube para ver todos juntos, pedirle a tu adolescente que te ayude a crearte una cuenta en Pinterest o echar una partida al ajedrez online porque no te has llevado el tablero en la maleta.
  • quitar la wifi de vez en cuando para recordarles que la existencia de Internet en sus vidas depende de ti 😉

2.- Si donde estás no hay conexión a Internet:

  • leer, leer y leer. Esto es quizá políticamente incorrecto porque “se supone” que tenemos que incentivar que nuestros hijos lean en papel. Pero como puede que alguno de nuestros niños no sea un gran lector, el caso es potenciar que lean sea como sea y donde sea, y si el libro electrónico les ayuda a leer, mejor que mejor. Y como puede que alguno de nuestros niños sea un gran lector, mejor ahorrar espacio en la maleta y no llevarla cargada de manuscritos varios;
  • crear recuerdos: hacerse un selfie familiar cada día. Así, sin complejos. Es una foto con sentido y sirve para recordar un momento feliz. Y no hace falta compartirla en redes sociales. Es para nosotros. Cuando lleguemos a casa, se imprime y se pone en el corcho de la cocina. También podemos entre todos grabar videos, con el móvil, durante todo el verano, para al final aprender a montar uno solo y crear nuestra propia “película de las vacaciones” y verla en bucle;
  • con los iKids mayores, animarles a que grabar una película con la tablet o el móvil para luego editarla en iMovie, por ejemplo. Entre hermanos o con amigos-vecinos-primos, pueden escribir un pequeño guión, repartir papeles, grabar y editar… Y después proponer a toda la familia sesiones de cine.
  • también con los mayores, si tenéis una Go-Pro, que graben excursiones en bici o saltos de olas o campeonatos de colchoneta o retos sobre el toro mecánico en unas fiestas, para después volcarlo a un ordenador y ver los videos una y otra vez.

Everywhere, all the time:

  • Marcar normas de momentos y tiempo de conexión. En vacaciones, por ejemplo, un rato por la mañana (juegos) y otro por la tarde (películas, series…). Y el resto del día, para hacer otras cosas que no tengan que ver con tecnología.

Si tus hijos pasan parte de la jornada solos en casa porque tú trabajas, configura la video-consola para que pida contraseña antes de poder jugar; establece horarios de conexión en el router para que en según qué franjas horarias una tablet o un ordenador no puedan conectarse a la wi-fi de casa. Si tu hijo tiene móvil, puedes recurrir a algún tipo de control parental con el que saber después qué tipo de uso hace y aprovechar la ocasión para charlar sobre qué ve, cuánto tiempo se conecta o cómo aprovecha su tiempo.

  • Desconectar puede ser el resultado de haber estado conectado antes. Ayúdales a encontrar maneras para participar activamente de su “tiempo de pantalla” y no sólo mirar. Así fomentarás su atención voluntaria y su concentración. Y harán cosas no relacionadas con la tecnología pero que han aprendido gracias a la tecnología. Si les dejas 2 horas de YouTube al día, por ejemplo, busca con ellos canales en los que los videos les enseñen o animen a HACER cosas.
  • Tener (todos) en cuenta los consejos básicos del Grupo de Delitos Telemáticos de la Guardia Civil para poder disfrutar de las vacaciones con un poco más de seguridad digital.

No me engaño. No es fácil entretener a los niños con estas ideas y ellos seguirán pidiendo su “tiempo de pantalla” favorito, sus series y juegos y su ahora más tiempo libre empleado en hacer scroll en las pantallas o ver videos sin fin. Pero si intervenimos a mitad de camino, ellos estarán contentos y nosotros también. Porque ni todo en la vida es analógico ni todo en la vida es digital.

Besos,

M.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 − 4 =

RELACIONADO

Niños, verano y pantallas: ideas para potenciar 5 habilidades digitales

Niños, verano y pantallas: ideas para potenciar 5 habilidades digitales

junio 19, 2017

Niños y tecnología: 8 formas de entender el ‘control parental’

Niños y tecnología: 8 formas de entender el ‘control parental’

abril 20, 2018

Las bases de la educación en el buen uso de la tecnología

Las bases de la educación en el buen uso de la tecnología

enero 11, 2017