María, 1 de febrero, 2016

Reto #SlowTech: auto-control parental del uso de la tecnología

Hablamos mucho de control parental (activo, pasivo, tecnológico o humano) a la hora de monitorizar o limitar el famoso «tiempo de pantalla» de nuestros hijos o su acceso a lo digital. Si son pequeños, se trata de evitar que accedan a lo que no deben y de reducir a un montante aceptable (en función de cada familia) su consumo de medios o dispositivos. Si son mayores, se trata de controlar su navegación, su comportamiento o su tendencia a usar la tecnología como entorno de relaciones, aprendizaje o entretenimiento.

Está bien aplicar el control parental (tuyo propio o apoyado por Apps y software de todo tipo). Cada uno puede elegir lo que mejor se adapte a su estilo de vida o filosofía de paternidad. Es un elemento relevante dentro de la educación que quieras dar a tus hijos en tiempos digitales.

Pero, ¿no podríamos también realizar un auto-control parental sobre nuestro propio uso, para después reflexionar y dar ejemplo?

Sé que algunos pensarán que no hay necesidad de hacer este auto-control, porque ni están en redes sociales ni usan el móvil más allá de llamadas o mensajes… Pero todos, TODOS, estamos conectados de alguna manera. Y si primero pensamos en cómo mejorar nuestro uso de la tecnología, podremos aplicar la reflexión para hablar con los iKids o modificar el ejemplo que damos.

  • Podemos hacer una lista de las aplicaciones que más utilizamos a lo largo de un día. Y pensar si las usamos porque es necesario o por mera costumbre.
  • Podemos hacer otra lista con las páginas web funcionales o informativas que más navegamos: banca online, compras en Internet, medios de comunicación, buscadores…
  • Podemos pensar si, en servicios online que utilizamos de vez en cuando, cumplimos con aspectos básicos de seguridad (cierre de sesión, buenas contraseñas, uso o no de wi-fi pública, datos que aportamos en formularios de cursos o compra de entradas o descarga de lecturas y música y Apps…).
  • Podemos echar un vistazo a nuestros perfiles en redes sociales (sobre todo Facebook e Instagram) para ver qué tipo de contenidos compartimos y por qué o para qué: ¿fotos de nuestros hijos?, ¿viajes?, ¿contenidos de temática que nos interesa? ¿Compartimos porque sí o porque es realmente interesante? Y ¿cómo tenemos configurados los ajustes de privacidad?
  • Podemos reflexionar sobre nuestras fotos de perfil en chats como WhatsApp o en servicios como Skype o FaceTime. ¿Es una foto nuestra? ¿O de los niños? ¿A quién le das tu número de móvil y, con él, la foto en cuestión? ¿Qué dice de ti la foto?
  • Podemos revisar en qué medida tenemos controlado el acceso a Internet. En casa (claves seguras en el router y la wi-fi, paquetes de protección frente a virus o malware, filtros…) y en los dispositivos móviles (actualización de sistemas operativos, aplicaciones inseguras…).
  • Podemos apuntar las horas en las que más tecnología consumimos (para escuchar música o radio, para leer noticias, para llamar, para mandar o recibir mensajes, para trabajar, para ver contenidos de video o televisión…) y valorar si ese consumo es necesario (¿atiendes mails del trabajo a todas horas?, ¿te conectas nada más levantarte o justo antes de acostarte?, ¿puedes salir a pasar el día fuera y dejar el móvil en casa?).

A propósito de este último punto sobre nuestro propio tiempo de pantalla y conexión, quizá vosotros estáis en un término medio sano y educativo. Yo suspendo inconmensurablemente. Supero sin duda el consumo que me gustaría que mis hijos hicieran si no me tuvieran a mí como agente de tráfico. Así que la reflexión me viene de maravilla. Por eso me apunto al reto #SlowTech de Janell B. Hofmann; nos invita a hacer del mes de febrero un mes #SlowTech, es decir, de reflexión sobre nuestro uso de la tecnología para, en caso necesario, reducirlo a lo estrictamente necesario y cambiar, al menos, un hábito digital.

En mi caso, tras pensar en todos los puntos que he mencionado arriba, el reto de febrero va a suponer no utilizar el móvil (EN ABSOLUTO, salvo recibir llamadas) entre las 19.30 y las 21.00 horas, que es la franja del día en la que comparto con los niños la cena, la charla después de la cena y la operación vamos-a-la-cama). Son las horas en las que más me ven. Reconozco que hasta ahora mi móvil siempre está cerca a esas horas, pese al cartel familiar. No en la mesa, pero sí en las inmediaciones.

Mi reto en febrero es cambiar ese hábito y seguir reflexionando sobre el uso útil, necesario y práctico que doy a mi vida conectada. 

Empezamos mes. Justo hoy. Una ocasión estupenda para, no sé, dejar de fumar o hacer ejercicio o poner en orden tu despacho o aprender a cocinar o apuntarte a yoga. Y a esto, ¿te apuntas? ¿Cuál es el hábito digital (o la mala costumbre digital) que cambiarías? ¿O no te hace falta cambiar nada?

Bss,

M.

 

Autor: María

Publicado: 1 de febrero, 2016

Categorías: DigCit & Literacy, ePaternidad, Seguridad en Internet

Etiquetas: Apps, Contraseñas, ePaternidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis + siete =

RELACIONADO

Niños y tecnología: 7 maneras de entender el control parental

Niños y tecnología: 7 maneras de entender el control parental

diciembre 12, 2016

Los juguetes ‘conectados’ y la seguridad-privacidad de nuestros hijos

Los juguetes ‘conectados’ y la seguridad-privacidad de nuestros hijos

diciembre 2, 2016

¿Pueden vivir los iKids sin pantallas? Pues sí, pero también con ellas

¿Pueden vivir los iKids sin pantallas? Pues sí, pero también con ellas

septiembre 21, 2016