María, 25 de abril, 2016

¿Deben aprender a programar tus hijos? Dónde, por qué, para qué…

Idiomas, deporte, música, arte. Estos son los cuatro grandes bloques en los que se engloban las actividades extraescolares a las que nuestros niños dedican su tiempo más allá de las clases en el cole. Sin entrar en la necesidad e idoneidad (o ausencia de ellas) de que los iKids estén apuntados a dos o a quince cosas, lo cierto es que los padres recurrimos a estas áreas de conocimiento o acción casi siempre trasladando, de alguna forma, nuestros propios gustos o nuestros deseos o nuestras frustraciones. En ocasiones, nuestro desconocimiento. Así que a veces los iKids eligen. Pero otras veces, sobre todo al principio, más bien elegimos nosotros.

A esto añadimos otra realidad. La de que nuestras vidas transcurren enredadas en la tecnología. Y las vidas de nuestros niños también, de una u otra forma. Sin embargo, ellos -como nosotros- son sobre todo usuarios pasivos de lo que sea que esa tecnología aporte. Y así seguirá siendo si no cambian las cosas. ¿Saben los iKids qué es un ordenador o cuál es su idioma o qué se puede conseguir con un aparato tecnológico? ¿Influye saber de programación sobre la capacidad de resolver problemas? ¿Sirve de algo la robótica a la hora de potenciar la creatividad? ¿Se preparan nuestros hijos para saber crear tecnología, entendida como lenguaje, como contenido, como aparato o como solución a problemas?

LearnToCodeIgual que no tenemos que ser ingenieros o informáticos para educar a nuestros hijos en un buen uso de las TICs, ellos no necesitan esos títulos (u otros) para comerse el mundo. Pero sí necesitan entender cómo funcionan el escenario, el patio de butacas y también el backstage de la vida conectada que vivimos. Bueno, quizá no lo “necesitan”, pero desde luego les irá mucho mejor si saben dónde se mueven. Ahora se habla de Ciencias de la Computación. Se sigue hablando de violín, de fútbol, de ballet, natación, guitarra, judo… Mola hablar de chino, kumon, artes creativas, equitación, esgrima y árabe… Y se habla también de aprender a programar.

Así que… ¿es necesario que los niños aprendan programación en el colegio o en una extraescolar? Pues es necesario que aprendan lo que se conoce como pensamiento algorítmico o pensamiento computacional: aprender a tomar un problema, dividirlo en varias partes y usar una serie de herramientas para resolverlo. Parte de ese pensamiento computacional es la programación, pero además hay que inculcarles una visión no pasiva de la informática o la tecnología. Que no la entiendan como sentarse delante de una pantalla a ver qué pasa, sino que den un paso más.

Aprendiendo Código

En los últimos tiempos, empieza a haber instituciones y personas que apuestan por enseñar programación a los niños, acercando el entramado de la tecnología a los más pequeños yendo más allá de la pantalla que ellos ven. En las aulas, los iKids siguen aprendiendo el concepto del código binario y «aprenden» a manejar un ordenador (esto ya empezaba a pasar en mi BUP, no nos volvamos locos; no sirve para mucho). Los colegios van introduciendo len-ta-men-te la enseñanza de ciencias de la computación. Cuesta mucho implantar medidas reales que potencien la alfabetización digital, que incluye en su universo esto de conocer la forma de hacer el traje y no sólo el color del vestido.

Formar a los niños en este área de conocimiento es fundamental para que nuestros niños estén al mismo nivel que los iKids europeos. Aparte de la futura escasez de talento digital, que no será capaz de cubrir la demanda de profesionales de un sector TIC en auge, la adquisición de las habilidades que desarrollan las ciencias de la computación -creatividad, pensamiento crítico y lógico, resolución de problemas complejos- hacen del pensamiento computacional una de las competencias clave para acceder a cualquier profesión del mercado laboral.

¿Cómo están las cosas por España?

Fuente: FECYT

Fuente: FECYT

El informe “Educación en Ciencias de la Computación en España 2015”, elaborado por Google, la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT) y Everis, se ha presentado hace unos días y tiene como objetivo analizar la situación actual de la enseñanza en ciencias de la computación en España para alumnos entre 6 y 16 años. El documento identifica los factores que determinan la decisión de los alumnos para elegir o no estudiar ciencias de la computación, y propone una serie de ámbitos de actuación y recomendaciones para potenciar una mayor formación en esta área en el ámbito escolar y familiar.

El informe parte de otro previo, realizado durante el último año con más de 2.000 encuestas a padres y alumnos, entrevistas y grupos de trabajo con directores, maestros y familias procedentes de ocho comunidades autónomas, así como un panel de expertos, que han permitido investigar las causas de la falta de vocaciones por el estudio de las ciencias de la computación, identificar las barreras y las claves para aumentar la percepción positiva y el interés por la enseñanza en esta materia.

Algunas conclusiones muy interesantes:

  • el 82 % de los padres no sabe qué abarca este sector o lo confunde con otros términos.
  • el 32 % de los padres no ve adecuado que sus hijos, en su mayoría en enseñanza primaria, deban tener asignaturas relacionadas con esta ciencia en su currículum académico.
  • lo mismo sucede a un 76 % de los alumnos de entre 12 y 16 años, que no ve esta formación como necesaria.
  • según los expertos, esta opinión puede ser «fruto del desconocimiento» que les lleva a pensar que estas materias no son importantes, además de la convicción de que está relacionado con las tecnología y el uso de Internet; los padres «tienen miedo a que sus hijos no hagan de la tecnología un uso responsable». Además, hay padres que consideran estas materias «demasiado complejas y duras» para sus hijos.
  • el estudio defiende la enseñanza de ciencias de la computación en los colegios, desde edades tempranas, para evitar una «futura escasez de talento digital». Sus autores consideran que “España está empezando a introducir la programación en sus currículos educativos, pero aún no es suficiente, teniendo en cuenta, además de la comparativa con otros países de Europa, el crecimiento exponencial de estas tecnologías y su impacto en la transformación de la sociedad actual”.
  • existe una brecha de género en el estudio de las ciencias de la computación: los niños perciben una mayor confianza en sus capacidades para la tecnología.
  • una vez iniciados los estudios de este área de conocimiento, se aprecia una significativa mejora de la percepción de los alumnos y su interés por la materia (el 77% de los alumnos de entre 12 y 16 años que estudian ciencias de la computación quiere continuar). La barrera a superar es el escepticismo inicial por la percepción preconcebida, mediante la promoción de iniciativas que acerquen sus contenidos a los estudiantes y faciliten su iniciación en este ámbito.
  • en cuanto a la disponibilidad de recursos tecnológicos, los alumnos españoles disponen de la infraestructura necesaria para realizar actividades relacionadas con las ciencias de la computación, ya que existe una alta penetración en el uso de dispositivos TIC y el acceso a Internet está extendido; en cambio, los jóvenes son meros usuarios de la tecnología y no llegan a adquirir conocimientos ni a profundizar en habilidades.
  • tanto el uso de dispositivos digitales (5% en el caso de los alumnos de Primaria y 16% en el de los de Secundaria) como el reconocimiento de los lenguajes para programar -sólo un 24% conocían el Scratch como una herramienta de programación- es aún testimonial en nuestros centros educativos.
  • sobre capacitación de los docentes para enseñar estos contenidos, el informe aconseja la puesta en marcha de un plan de mejora en cuanto a la formación de los docentes como paso previo para la integración efectiva de las ciencias de la computación en el currículo educativo.

OJO: los padres, llave o barrera para las vocaciones

Fuente: FECYT

Fuente: FECYT

El informe destaca el papel de los padres como potenciales impulsores o detractores de las vocaciones computacionales, cayendo en ocasiones en contradicciones significativas: a pesar de nuestra percepción positiva sobre las ciencias de la computación -el 73% de los padres considera que deben ser enseñadas en el colegio- y  a pesar de nuestra capacidad de influencia directa en el hecho de que los niños puedan cursar ciencias de la computación como actividad extraescolar, existe un significativo porcentaje (32%) que no considera una prioridad la enseñanza de esta materia y que la percibe como un objeto de estudio demasiado complicado.

Otro dato con impacto paternal: el 87% de los alumnos cuyos padres tienen una buena comprensión de la tecnología está interesado en las ciencias de la computación, reduciéndose el porcentaje a un 58% en el caso de los niños cuyos padres carecen de la misma por no contar con formación o habilidades informáticas básicas. En el caso de los alumnos de Secundaria, un 63% de los que cursan estos estudios ha sido motivado por sus padres.

BoysandGirlsLa influencia de los padres también sostenta la brecha de género, ya que las niñas que estudian ciencias de la computación en mayor porcentaje que los niños (65% y 61%) lo hacen porque sus padres las apoyan. Por el contrario, las niñas que no estudian estas materias no lo hacen porque reciben menos apoyo de sus padres que los niños (12,9% frente al 23,9% para los niños). Además las niñas, en un mayor porcentaje que los niños, perciben que sus padres piensan que son más capaces de estudiar temas relacionados con Lenguas y Ciencias Sociales (37% en el caso de las niñas y 15% en el caso de los niños).

Hasta aquí por hoy. Me parece un tema interesantísimo y necesario. No sólo que los iKids pierdan miedos y adquieran una visión de lo digital y tecnológico más allá del consumo pasivo de contenidos; también por la importancia de que los padres entendamos que la brecha digital puede que exista entre generaciones, pero también existe entre miembros de una misma generación. Entre los que se forman y los que no. Y queremos que nuestros niños estén siempre en el lado ventajoso de la balanza…

Si os interesa tener más datos, el informe de Google, FECYT y  Everis está disponible aquí y tenéis también un dossier resumido con infografías. Especialmente útil el apartado sobre cómo contempla la ley educativa de nuestro país que nuestros hijos vayan adquiriendo competencias digitales o cuánto de implantada está en las distintas comunidades autónomas la formación computacional.

Bss,

M.

PD1. También os sugiero echar un vistazo a sitios como Tech Talents, Kids and ChipsCampus Tecnológico o la fantástica Mom and Geek -que está detrás de la #GenteQueHaceCosas en el HackLab de Almería-, entre otr@s much@s. Todos trabajan sin descanso para acercar este lado formativo del uso de la tecnología a nuestros niños y, sin duda, a nosotros los padres.

PD2. Podéis leer artículos como éste de Xataka en el que se habla sobre los beneficios de aprender programación a edades tempranas y que es especialmente ilustrativo.

PD3. Más palabreas… edSurge publica muchas herramientas útiles para enseñar a programar, code.org ofrece a recursos interesantes y tiene cursos de iniciación adaptados para distintos tramos de edad; el proyecto Hour of Code (La Hora del Código) ofrece tutoriales de una hora para que cualquiera pueda organizar un evento en cualquier lugar del mundo en el que niños a partir de cuatro años descubran que pueden programar. El MIT está detrás de Scratch y para iKids algo más mayores (+13), la Universidad de Stanford ha diseñado clases especiales de aproximación a la programación disponibles en YouTube. La propuesta de Lego Mindstorms enseña a montar un robot, algo similar a lo que hace RoboMind. Google tiene su propio proyecto, Made with Code, en el que presenta a personajes, invita a crear música o a diseñar un avatar. Y hay tanto más…

Una respuesta a “¿Deben aprender a programar tus hijos? Dónde, por qué, para qué…”

  1. Remedios dice:

    ¡Enhorabuena por este gran post, María! Gracias por mencionarme 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diez + 20 =

RELACIONADO

«Mamá, quiero subir un video a Vimeo» #ePaternidad

«Mamá, quiero subir un video a Vimeo» #ePaternidad

febrero 3, 2016

Hablemos con los niños: fotos, nicknames y contraseñas online

Hablemos con los niños: fotos, nicknames y contraseñas online

noviembre 20, 2015

10 frases no tecnológicas para la educación digital de #MenoresEnInternet

10 frases no tecnológicas para la educación digital de #MenoresEnInternet

marzo 7, 2016