María, 16 de febrero, 2018

Niños en un mundo digital: conclusiones informe #UNICEF

Sé que en las últimas semanas has visto, seguro, el video que UNICEF ha elaborado para contribuir a concienciar sobre la importancia de que los iKids entiendan qué significa privacidad en un mundo digital. Tú lo has visto, yo lo he visto y todos lo hemos visto. Es la campaña #NoSeasEstrella:

El video alerta sobre cómo lo compartido en un perfil público revela mucha información sobre nosotros (ya he tenido talleres con iKids que reaccionan diciendo que sus perfiles son privados así que eso a ellos ‘no les afecta’). El video pone a los protagonistas en un compromiso del que no saldríamos tampoco bien parados muchos adultos. El video es útil y necesario. El video tiene que ser el punto de partida para cambiar muchas cosas. Pero cambiarlas de verdad, no simplemente verlo con tus hij@s para que sientan miedo y dejen de compartir.


Además de ese video, que nos da la oportunidad de reflexionar sobre muchas cosas, el informe Estado Mundial de la Infancia: niños en un mundo digital de UNICEF examina las formas en que la tecnología digital ha cambiado ya las vidas de los niños y sus oportunidades, y explora lo que puede deparar el futuro. Sobre este informe y sobre ir más allá del peligro para centrarnos en la responsabilidad de todos para educar a las generaciones digitales no ha habido cadenas de mensajes en WhatsApp. Pero además de alertar sobre los riesgos, es importante tener en cuenta la educación activa en un uso responsable de la tecnología y la formación necesaria para que nuestros hijos puedan desenvolverse en el futuro que les espera, de forma equitativa, solidaria y responsable.

El informe dice:

Si se aprovecha de la manera adecuada y es accesible a escala universal, la tecnología digital puede cambiar la situación de los niños que han quedado atrás –ya sea debido a la pobreza, la raza, el origen étnico, el género, la discapacidad, el desplazamiento o el aislamiento geográfico– al conectarlos a un mundo de oportunidades y dotarles de las aptitudes que necesitan para tener éxito en un mundo digital. Pero a menos que ampliemos el acceso, la tecnología digital puede crear nuevas brechas que impidan que los niños alcancen todo su potencial. Y si no actuamos ahora para mantenernos al ritmo de los rápidos cambios, los riesgos en línea pueden llevar a que los niños vulnerables sean más susceptibles a la explotación, el abuso y hasta la trata, así como a otro tipo de amenazas menos evidentes para su bienestar.

Así que UNICEF aboga en favor de una acción más rápida, de inversiones adaptadas y de una mayor cooperación para proteger a los niños de los daños que pueden sufrir en un mundo más conectado, al tiempo que exhorta a que se aprovechen las oportunidades de la era digital para beneficiar a todos los niños. En sus capítulos, el texto analiza las oportunidades que ofrece la digitalización a los niños de todo el mundo, pero especialmente a los niños desfavorecidos por la pobreza, la exclusión, los conflictos y otras crisis; examina los datos sobre quién se está quedando atrás y qué significa estar desconectado en un mundo digital; ahonda en el aspecto oscuro de la tecnología digital y los riesgos y daños de la vida en línea, entre ellos las consecuencias de internet sobre el derecho de los niños a la privacidad y la expresión; y explora algunas de las formas en que la digitalización está cambiando la vida de los niños, para bien o para mal.

El informe concluye con una serie de acciones prioritarias y recomendaciones prácticas sobre cómo la sociedad puede aprovechar el poder de la digitalización para bene ciar a los niños más desfavorecidos y limitar los daños para proteger a los niños más vulnerables.

  1. Proporcionar a todos los niños un acceso asequible a recursos en línea de alta calidad.
  2. Proteger a los niños de los daños en línea.
  3. Proteger la privacidad de los niños.
  4. Impartir alfabetización digital para mantener a los niños informados, comprometidos y seguros en línea.
  5. Aprovechar el poder del sector privado para promover normas y prácticas éticas que protejan y beneficien a los niños en línea.
  6. Poner a los niños en el centro de la política digital.

Como quizá no tengas tiempo de leer todo el informe, te resumo algunas de las recomendaciones de UNICEF especialmente relacionadas con familia y tecnología, por si te viene bien para reflexionar en casa…

  • Adaptar las estrategias de protección para que reflejen las capacidades en evolución de los niños, teniendo en cuenta la edad y la madurez del niño. Es probable que los niños más pequeños necesiten una gran cantidad de apoyo y orientación de padres, maestros y otros adultos de confianza. Pero es probable que los niños mayores tengan una mayor capacidad y sientan a veces el deseo de correr riesgos. Dentro de lo razonable, tal asunción de riesgos es necesaria para que los niños aprendan a adaptarse y a desarrollar la resiliencia.
  • Apoyar a las personas que puedan apoyar a los niños. Los programas y las políticas basados en pruebas pueden guiarnos para desarrollar estrategias que faciliten que los padres y otros cuidadores desarrollen las capacidades necesarias para mediar de manera positiva en el uso de las TIC por parte de los niños, en lugar de simplemente restringirlo. Los niños más inteligentes tienen a menudo puntos de vista diferentes sobre la privacidad en línea que sus padres, pero les preocupan las violaciones cometidas por sus compañeros por medio del acoso, el discurso de odio y el hostigamiento; por las empresas y la industria a través de la violación de sus derechos de privacidad; por el gobierno que se entromete en sus vidas e inter ere potencialmente con su libertad de expresión; e incluso por padres y madres intrusos que usan técnicas de monitoreo o espionaje restrictivas. Dado que los niños son actores clave en la protección de su propia privacidad en línea, es importante comprender sus actitudes y opiniones sobre estos temas.
  • Establecer protecciones para proteger la privacidad, la información personal y la reputación de los niños. Los gobiernos, las empresas, las escuelas y muchas otras instituciones manejan una cantidad cada vez mayor de datos relacionados con los niños, que se recopilan o almacenan en línea. Todos los grupos implicados deben implementar garantías para proteger estos datos de acuerdo con las normas éticas e internacionales como el consentimiento, el anonimato de los datos, la seguridad en el almacenamiento de datos y la prohibición de la revelación ilegal.
  • Impartir alfabetización digital para mantener a los niños informados, comprometidos
    y seguros en línea. 
    Los niños de hoy son ‘nativos digitales’, pero eso no significa que no necesiten orientación y apoyo para aprovechar al máximo la conectividad. Del mismo modo, no entienden automáticamente su vulnerabilidad a los riesgos en línea, o su propia responsabilidad de ser buenos ciudadanos digitales. La alfabetización digital abarca todas estas esferas, lo que implica un conjunto de competencias que va más allá de las aptitudes digitales y técnicas. Incluye la capacidad de buscar, evaluar y administrar la información que se encuentra en línea; interactuar, compartir y colaborar en línea; desarrollar y crear contenido; usar características de seguridad y protección; y resolver problemas. También incluye enseñar a los niños cómo protegerse de los peligros en línea como el ciberacoso, la extorsión sexual, la pérdida de privacidad y el riesgo para la reputación. Las actividades aparentemente inocuas, como compartir fotos, realizar comentarios en las redes sociales y completar los datos personales en formularios en línea, pueden tener graves consecuencias, por ejemplo, si los datos caen en las manos equivocadas o si el intercambio privado entre dos niños se propaga en línea. La inversión en aptitudes digitales más sofisticadas y complejas se está convirtiendo en una norma en las escuelas de muchos países de altos ingresos, así como en iniciativas extraescolares que enseñan a los niños a programar. A medida que las TIC se generalicen en los países de bajos ingresos, se requerirán inversiones similares para preparar a los niños de los países menos ricos para la vida en línea y para que puedan trabajar en la economía digital del siglo XXI.
  • Enseñar alfabetización digital en las escuelas. Dado que los niños se conectan en línea a edades cada vez más tempranas, las escuelas, especialmente las públicas, deben incorporar programas de alfabetización digital desde los primeros grados.
  • Proporcionar a los niños acceso a oportunidades de educación en línea de eficacia demostrada. El historial un tanto decepcionante de las TIC en la educación destaca la necesidad de pilotar y probar varios modelos que mejoren realmente los resultados del aprendizaje y puedan ampliar el acceso a oportunidades efectivas de educación.
  • Establecer oportunidades para aprender conocimientos sobre TIC en la educación no oficial. Los niños desfavorecidos que han abandonado los sistemas de educación oficial, o que nunca formaron parte de ellos, son quienes pueden obtener más bene cios con las oportunidades de aprendizaje en línea. La única oportunidad que tienen para capacitarse en las TIC podría ser ofrecerles acceso digital en centros de formación profesional.
  • Apoyar la capacitación y alfabetización digital de los maestros. Los docentes deben ser capaces de desarrollar sus propias aptitudes y conocimientos para apoyar el uso de las TIC por parte de sus alumnos y ayudarlos a desarrollar una comprensión del uso seguro de internet más allá del aula.
  • Comprender los riesgos que suponen la creación y el intercambio de contenido. Los niños necesitan que se les enseñe que todo lo que publican en línea, desde los comentarios en las redes sociales hasta los videos, no se puede considerar ya como materiales privados. Del mismo modo, los niños deben ser conscientes de que el contenido autogenerado, como los mensajes sexuales y el intercambio de imágenes sexualmente explícitas, les expone al riesgo de extorsión y puede terminar siendo intercambiado por extraños en línea. 
  • Fortalecer la enseñanza de la tolerancia y la empatía en línea. Es necesario ayudar a los niños a comprender cómo la comunicación en línea (con su falta de pistas verbales y faciales sobre el significado y su potencial de anonimato) es diferente de la comunicación tradicional. El aprendizaje socioemocional y la enseñanza de la empatía pueden desarrollar la resiliencia en línea de los niños y ayudar a disminuir el abuso en línea y el lenguaje de odio. Tales temas se deben incorporar en los planes de estudio para la alfabetización digital.
  • Hay que ofrecer a los niños un buen modelo de uso digital. No solo los niños están fascinados con las tecnologías digitales. Los padres y otros adultos deben ofrecer a los niños modelos de uso responsable y respetuoso de las TIC.
  • Ofrecer a las familias las herramientas necesarias para crear un entorno en línea apropiado para la edad del niño. Las empresas deben ofrecer a los padres una gama más completa de herramientas fáciles de usar, como protecciones con contraseña, listas de bloqueo y permiso, verificación de edad y uso de filtros, que les permitan crear un espacio en línea seguro para sus hijos, especialmente los más pequeños. Las empresas deben comprometerse con la supervisión y evaluación constantes de estas herramientas para asegurarse de que realmente están contribuyendo a la seguridad en línea de los niños sin restringir injustamente sus libertades legítimas.

** Toda la información está extraída del informe Estado Mundial de la Infancia: niños en un mundo digital de UNICEF.

Así que… En esto de preparar a las generaciones digitales para su vida en un mundo conectado contamos todos, desde las grandes instituciones públicas y privadas hasta los propios iKids, pasando por muchos intermediarios (influencers), como tú y yo, que somos ‘generación puente’ y tenemos la responsabilidad de educar hoy a nuestros hijos. Y mejor si nos centramos no sólo en advertir sobre los peligros, sino también en potenciar la cultura digital de los iKids.

Besos,

M.

PD1. Finalmente, el informe también destaca la necesidad de contar con las opiniones de los niños y los jóvenes en la elaboración de las políticas digitales que afectan sus vidas. «Los encargados de formular políticas deben tratar de conocer las experiencias y necesidades distintivas de los niños involucrando a las instituciones que defienden los derechos de la infancia, incluidos los comisionados de derechos humanos, las organizaciones de la sociedad civil y los propios niños. En términos más generales, el gobierno y la sociedad civil deberían alentar a los niños a usar plataformas digitales para mejorar sus comunidades y sociedades«. Precisamente por la importancia de escuchar las voces de los iKids, la Cumbre de Ciudadanía Digital que organicé en enero contó con la presencia de niñ@s y adolescentes que participaron en los debates con expertos.

PD2. No dejes pasar la oportunidad y echa un vistazo a todas las maneras de ayudar las causas humanitarias de UNICEF. Que exista Internet ayuda a ayudar 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 − quince =

RELACIONADO

Pantallas, lectura y niños: leer en tiempos digitales

Pantallas, lectura y niños: leer en tiempos digitales

julio 4, 2017

Familia y tecnología en dos metáforas

Familia y tecnología en dos metáforas

noviembre 21, 2018

Decálogo #iWomanish para padres con hijos conectados a Internet

Decálogo #iWomanish para padres con hijos conectados a Internet

noviembre 13, 2015