María, 22 de marzo, 2017

Mamá, ¿qué es la nube?

Tener hijos es el mayor ejercicio de resiliencia que existe. Es la adaptación constante al cambio. Es la capacidad infinita de buscar respuestas sencillas a preguntas imposibles. ¿Mamá, de dónde vienen los niños? ¿Papá, por qué no huele el agua? ¿Papá, vemos todas las personas los colores igual? ¿Mamá, qué es la nube?

Sí.

Qué. Es. La. Nube.

:-0

¿Tú sabes qué es la nube? Porque yo tengo la idea general de que es ese sitio abstracto e invisible en el que se almacena casi todo lo que hacemos. Pero a mi pequeño Padawan -aka iLast- no le sirve eso. Quiere más. Es insaciable en lo que a información se refiere.

Empezar a utilizar la palabra “nube” tuvo que ver con el hecho de que, aunque está hecha de muchas moléculas iguales, la nube, desde lejos, parece una sola cosa*. La “nube informática” es como un racimo de uvas con muchos ordenadores conectados, trabajando juntos, permanentemente.

Dice Wikipedia que “nube (computación en la nube), conocida también como servicios en la nube o informática en la nube (…) es un paradigma que permite ofrecer servicios de computación a través de una red, que usualmente es Internet“.

Y dice el Diccionario de la Lengua Española (RAE) que nube es un “espacio de almacenamiento y procesamiento de datos y archivos, ubicado en internet, al que puede acceder el usuario desde cualquier parte“.

Elijo ésta (para iKids):

— Lo de “cables invisibles” es para que los iKids lo entiendan, pero ojo, que también hay cables de verdad y bien grandes, porque los satélites no son suficiente.

Nube, en teoría

La nube lo que significa es que, cuando utilizas tu ordenador o tu móvil o tu tablet, en casa o en la oficina o en el cole, lo que estás utilizando no siempre está dentro de tu dispositivo o aparato, sino fuera, en otros dispositivos, lejos, a los que se llega a través de Internet. Dónde estén esos aparatos o programas te da igual, porque lo que necesitas es que te funcione. Y te funciona (si hay conexión a Internet, claro).

Cuando nacieron los ordenadores, eran máquinas grandes que ocupaban habitaciones enteras. Con el paso de los años, se fueron diseñando ordenadores de mesa más pequeños y después portátiles que exigían aún menos espacio. La mayor parte de la información que guardabas estaba dentro de ese ordenador. Había documentos, fotos, tablas… Si te quedabas sin espacio, podías utilizar un disco que primero se conectaba al ordenador por un cable y luego se metía en una ranura del propio ordenador, y ahí guardabas más cosas. Después llegaron los pendrives y en ellos también podías guardar cosas. Y siempre podías también utilizar unas cosas que se llaman “memorias externas”, que son como armarios portátiles en los que puedes guardar cosas de vez en cuando para que tu ordenador no esté lleno-lleno-lleno de carpetas y documentos y archivos… Ahora un ordenador puede ser super pequeño -tablets y smartphones- pero también almacena información (fotos en carrete, textos en “notas”, canciones en la app de música…).

¿Pero, lo que hay en el ordenador o en el móvil está dentro del aparato? Pues no. Ahora, cada vez más, podemos utilizar otros “sitios de Internet” para guardar información o para jugar o para trabajar de forma colaborativa o para poder ver nuestras cosas desde cualquier sitio. Algunas de las apps o de los programas y webs que utilizamos todos los días (Spotify y YouTube, por ejemplo) funcionan porque existen dispositivos conectados entre ellos y conectados con tu móvil o tu tablet o tu ordenador. Y en función de lo que tú pidas hacer, ellos responden.

Para algunas personas, la nube es contratar servicios de tecnología (en una oficina, por ejemplo, se “compra” espacio de almacenamiento o se utilizan servidores -armarios de Internet- en los que trabajar de forma simultánea). Y estos servicios pueden ser gratis o costar dinero, en función del tamaño que tengan o de lo delicado que sea lo que quieres guardar. Para otros, nube significa cualquier cosa que te llegue por Internet. Para casi todos, nube es donde se guarda todo lo que no cabe en tu dispositivo.

Nube, en la práctica

La mayoría de nosotros utilizamos la nube todos los días.

  • Si buscas algo en Google, tu ordenador o tu tablet no están haciendo nada en realidad. No encuentran ellos las respuestas a tu búsqueda. Las palabras que tecleas se envían a través de Internet a uno de os miles de dispositivos que tiene Google conectados por el mundo, y uno de ellos encuentra la información y te la manda. Y aparece en tu pantalla. Eso es “nube”.
  • Ahora casi todos tenemos direcciones de correo electrónico basadas en la web (Hotmail, Gmail…). Cada vez que enviamos o recibimos un mensaje, usamos la nube. Nuestros correos se guardan y se procesan no dentro de nuestro ordenador o móvil, sino fuera, en armarios de Internet (o dispositivos conectados) que tenga la empresa que nos da el servicio. Eso es “nube”.
  • Podemos trabajar al mismo tiempo sobre el mismo documento. Antes, si tú y yo queríamos hacer un trabajo juntos, yo preparaba una parte y te la mandaba. Y tú cogías mi documento y seguías trabajando con él y hacías cambios. Y me lo enviabas. Y así todo el rato. Ahora no. Ahora podemos trabajar juntos, de forma simultánea, gracias a la nube. Realmente no estamos trabajando sobre un documento en nuestros dispositivos, sino sobre un documento que está en algún otro dispositivo del mundo, al que podemos acceder desde cualquier parte con nuestros nombres y contraseñas. Eso es “nube”.
  • Si publicas una foto en Instagram, la foto está en tu móvil, sí. Pero si entras a tu cuenta de Instagram con tu clave y contraseña desde el móvil de otra persona, ves la foto igualmente. Luego la foto no está en tu dispositivo, sino que está visible gracias a algún servidor y algún ordenador que Instagram tenga conectado por el mundo. En este caso no has elegido tú los servidores de almacenamiento, porque no son públicos ni podemos usarlos todos por elección propia, pero están ahí, en algún sitio. Lo mismo pasa con Facebook, o Twitter, o Snapchat. Eso es “nube”.
  • Si mandas un mensaje por Whatsapp no utilizas la nube pública: tú no puedes acceder a tus mensajes desde distintos dispositivos, pero el mensaje que envías y que tu amigo recibe, a mitad de camino pasa por los servidores de WhatsApp, que también están flotando por el espacio cibernético y no están dentro de tu dispositivo (aunque estén cifrados, no los tenéis solo tú y el receptor de tu mensaje). Otras apps de mensajería instantánea como Telegram sí trabajan en la nube, aunque WhatsApp sí te da la opción de conectarte con servicios de almacenamiento en la nube. Esto también es “nube”.

Cuando hablamos de nube, casi todos nos referimos a los armarios donde guardamos cosas. Pero es mucho más. Es, en definitiva, la conexión total entre todos, disponible siempre, accesible siempre…

Ventajas de la nube:
  1. Podemos acceder a lo que necesitamos desde cualquier parte del mundo;
  2. Nuestros dispositivos no se llenan de cosa y funcionan mejor;
  3. Nos ahorramos dinero en discos y memorias con los que tener más sitio para guardar cosas;
  4. Podemos pedir más y más espacio del armario de Internet.
Desventajas de la nube:
  1. A veces da la sensación de que nuestras cosas no son sólo nuestras, porque ¿dónde están y quién puede verlas?
  2. Dependemos de las empresas que hacen “armarios” de Internet, de que funcionen y estén protegidas de virus y otros problemas (como señores malos que quieran robar la información);
  3. Si no tenemos conexión a Internet, no tenemos nada. “Esto a ti no te preocupa, querido iKid, porque vives en un país privilegiado en el que la conexión a Internet se da casi por sentada, pero ésa no es la realidad de otros niños en otras partes del mundo“;

¿Me he explicado razonablemente bien? ¿Crees que te sirve este texto para hablar con tu iKid sobre la nube? Si tienes ideas o quejas o correcciones, escríbeme 😉

Besos,

M.

PD1. Amigos ingenieros o informáticos o freaks, agradeceré en el alma cualquier aportación 😉

PD2. Este video cuenta (en inglés) de forma sencilla qué es la nube y explica la procedencia del uso del término. Es de TechQuickie y, aunque no es reciente, me gusta por su rapidez y claridad.

 

Una respuesta a “Mamá, ¿qué es la nube?”

  1. José Cloud dice:

    Vivimos en una era donde guardamos grandes cantidades de información, más con los móviles ya que hay infinidades de aplicaciones, fotos, música que generamos y guardamos diariamente. Pero a donde va toda esa información, esta 100% asegurada?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 + dieciseis =

RELACIONADO

Tus hijos y lo digital: 3 recursos para saber más sobre seguridad en Internet #ePaternidad

Tus hijos y lo digital: 3 recursos para saber más sobre seguridad en Internet #ePaternidad

febrero 29, 2016

Pantallas, lectura y niños: leer en tiempos digitales

Pantallas, lectura y niños: leer en tiempos digitales

julio 4, 2017

9 elementos de disrupción digital entre familia y colegio

9 elementos de disrupción digital entre familia y colegio

enero 27, 2016