Facebook quiere a tus hijos… y tú decides

Facebook quiere a tus hijos… y tú decides

Los iKids no suelen estar en Facebook. Ni de pequeños (porque no pueden/deben) ni en la adolescencia (porque no les interesa). Jóvenes millennials ya es más fácil encontrar. Pero quienes estamos en masa somos los adultos. Puede que justo tú no. Pero sí casi todos los demás. En España, la red social por excelencia de Zuckerberg tiene más de 20 millones de usuarios (la mitad de la población aproximadamente).

Los iKids sí están en WhatsApp y en Instagram. Especialmente a partir de la llegada del primer smartphone o incluso la tablet (te recuerdo que la mitad de los niños españoles de 11 años tiene su propio móvil inteligente). Y a partir de los 12 años, estos dos entornos son los favoritos. Esto es casi como estar en Facebook, porque WhatsApp e Instagram SON de Facebook. Pero aun así, la gran F quiere a tus iKids.

Así que ha lanzado Facebook Messenger Kids.

  1. Esta aplicación es un servicio de video-chat y mensajería diseñado para niños de entre 6 y 11 años. Lo que se supone que aporta es más control a los padres, con lo que eso representa en términos de acompañamiento y educación.
  2. Se parece a Snapchat, porque puedes utilizar filtros, pegatinas, texto y doodles para decorar los mensajes de video.
  3. Abrirse una cuenta en Messenger Kids no significa crearle al niño un perfil en Facebook. La edad mínima de uso de Facebook sigue siendo 13 (mientras en 2018 el GDPR no diga lo contrario). Y cuando el niño cumple 13, su perfil en Messenger Kids no se convierte en uno de Facebook.
  4. El niño no necesita un número de teléfono para crearse una cuenta. Son los padres los que descargan la app en el dispositivo del iKid, para después autentificar dicha cuenta desde su propio perfil en Facebook, incorporando nombre y foto del nuevo usuario en Messenger Kids. Después, utilizando la pestaña de Messenger Kids en su apps de Facebook, los padres gestionan el uso de la aplicación por parte del niño.
  5. Los padres son los encargados de gestionar la lista de contactos. Si el niño recibe una solicitud de amistad, los padres también la reciben y son los únicos que pueden aprobarla o rechazarla. Y si el iKid quiere escribirse con un amigo, son los padres los que deben primero hacer el contacto con los padres del otro niño.
  6. Las funcionalidades de compartir geo-localización o realizar compras están desactivadas. Messenger Kids no tiene publicidad ni opciones de compra dentro de la aplicación.
  7. Los GIFs entre los que los niños pueden elegir imágenes han sido creados específicamente por Facebook para evitar imágenes ‘raras’.
  8. Los mensajes que envían o reciben los iKids no se pueden ocultar y no desaparecen.
  9. Messenger Kids no ofrece a los padres la opción de monitorizar en secreto lo que sus hijos escriben en sus chats; sus creadores consideran que, de acuerdo a los datos, lo más habitual (y recomendable) es que los padres digan abiertamente a sus iKids que van a mirar sus móviles o tablets.
  10. Los niños pueden reportar o bloquear contactos y también denunciar contenidos inapropiados. Y si lo hace, los padres recibirán una notificación.
  11. No se pueden realizar búsquedas en Messenger Kids o en Facebook que permitan ‘encontrar’ a los iKids. El niño ‘no existe’ en Facebook.
  12. Para el desarrollo de esta app, Facebook ha colaborado con padres de familia, expertos y más de 250 organizaciones relacionadas con la ciber seguridad para desarrollar esta aplicación. Según sus portavoces, no existe un ‘plan de monetización’ del servicio ni planes de recopilación de datos (en cumplimiento con la ley Children’s Online Privacy Protections Act -COPPA- de Estados Unidos).
  13. Según algunos expertos, la combinación de control parental y de funcionalidades de la cámara adaptadas a los niños, Messenger Kids puede ser un buen punto de partida para la vida de los iKids en redes sociales:
    • porque naturaliza la implicación de los padres;
    • porque fomenta el ‘piensa dos veces’;
    • porque elimina riesgos asociados a apps que muchos niños usan (compras, publicidad, contacto de desconocidos, acceso a contenidos inadecuados…).

Así que…

Si tu iKid está muy empeñado en comunicarse con sus amigos a través de apps o si eres tú quien quiere que se introduzca en este mundo, pero de tu mano, Messenger Kids puede ser una opción. Plantea una descarga, un uso y una dinámica que requiere que los padres participen de la socialización online del niño.

Puede que estés pensando que ‘ni hablar’, que ni te planteas todo esto para tu iKid. Me parece bien. Especialmente si tenemos en cuenta el target de población (¿¿desde los 6 años??, un poco demasiado…). Pero cuento todo esto porque la realidad que me encuentro cada día es que hay mucho iKid de 9 años que sí tiene tablet y usa apps de mensajería. Much@ niñ@ de 10 u 11 años en adelante que tiene móvil y usa WhatsApp o se ha descargado Snapchat o que tiene perfil en Instagram. Y no siempre con el conocimiento de sus padres. Hay muchos progenitores que no encuentran la manera de hacer entender a su hijo de 14 años que quieren poder echar un vistazo a su móvil sin que se les acuse de ‘espionaje’.

Sea donde sea que tu iKid empieza a comunicarse con el mundo, mejor que vaya de tu mano, mejor que sea contigo sabiendo que lo hace, mejor que sea porque tú has dado tu visto bueno a la descarga, a la creación del perfil y a la convivencia diaria con el dispositivo y la app de turno.

No es que podamos depositar toda nuestra confianza en cómo filtra Facebook la información o en cómo gestiona nuestros datos, pero no seamos ingenuos: hay mucho iKid en redes sociales y apps de mensajería sin ningún control. De hecho, hay mucho iKid por debajo de 13 (por supuesto, también a partir de esa edad) en WhatsApp e Instagram que, de todas formas, llevan sus datos al mismo sitio…

Por cierto, de momento Messenger Kids no está disponible en España. Y en Estados Unidos, por ahora sólo tiene versión para dispositivos de Apple. Pero ya estás informado ;)

Besos,

M.

PD. Las redes sociales tal y como las entendemos probablemente no hacen falta a las 8 años. Las apps de mensajería quizá tampoco. Sin embargo, surgen cada vez más plataformas dirigidas a introducir a niños de estas edades en la socialización online. Lego Life es un ejemplo y hace nada se ha presentado en España. Escribí hace tiempo sobre su servicio y ahora la estamos probando con iLast. La diferencia de Lego Life con otras ‘redes sociales para niños’ es que parte de una afición del iKid en su vida real (construcciones de Lego en este caso). Y esto sí puede marcar una diferencia…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *