María, 3 de febrero, 2016

“Mamá, quiero subir un video a Vimeo” #ePaternidad

iFirst (pre-adolescente) es aficionado a crear videos caseros, con software o Apps como iMovie o ActionMovie. Le entretiene hacerlos y le encanta verlos luego en casa o con amigos. El video se hace en su tablet, pero ahora ya hemos dado un paso más y lo que quiere es compartirlo sin necesidad de estar físicamente con quien vaya a verlo al mismo tiempo.

Cuando comentó la posibilidad de subir un video a Vimeo, me faltó tiempo para lanzarme al ring… 😉

  • Yo: Pero, ¿tú sabes qué es Vimeo?
  • iFirst: Sí, es una página web para compartir videos. Pero no los ve todo el mundo como en YouTube. Sólo pueden ver el video tus contactos.
  • Yo: ¿Y por qué no los ve todo el mundo como en YouTube?
  • iFirst: ….
  • Yo: ¿Sabes que Vimeo sólo pueden utilizarlo mayores de 13 años o niños que aún no los tengan pero que sí cuenten con la aprobación de sus padres?
  • iFirst: No lo sabía. Pero entonces, ¿me das tu aprobación?
  • Yo: ¿Por qué crees que los señores de Vimeo no dejan que menores de 13 tengan una cuenta? ¿Lo miramos?

vimeoA continuación abrimos el ordenador para entrar en la web de Vimeo, que es una red social basada en videos, lanzada en noviembre de 2004, que permite compartir y almacenar videos digitales para que los usuarios comenten en la página de cada uno de ellos. Su lema: “haz que valga la pena ver la vida”. Eficaz, sí.

¿Qué es crearse una cuenta en una red social?

  • Tus datos: al entrar en Vimeo, lógicamente lo primero que piden es nombre y apellido, un correo electrónico y una contraseña. Nos paramos aquí: ¿queremos dar esta información a Vimeo? ¿Qué correo vas a usar? ¿Qué contraseña vas a elegir? ¿Cómo lo vas a hacer? Al entrar con mi propia cuenta, vimos la página de bienvenida y le enseñé dónde se busca a contactos. Y se hace a través e Facebook, Twitter o Google. En el caso de un iKid, probablemente sólo pueda ser la última opción, si tiene cuenta en Gmail. O puede hacerlo con tus cuentas sociales, si las tienes y con tu permiso. En todo caso, buscar contactos con cuentas de “fuera” significa que “abres” tu perfil para que Vimeo localice a esos contactos si también están en Vimeo.
  • Tu uso: ¿para qué querrías usar la cuenta? ¿Para subir videos y ya está? ¿Para compartirlos? ¿Para ver los de otros? ¿Todo junto?
  • Tu perfil: también vimos la home de creación de cuenta de usuario, en la que se ofrecen tres opciones. La primera de ellas (Vimeo Basic, la única gratuita) especifica que en términos de privacidad, la cuenta se protege con contraseña, los videos también se protegen con constraseña y existe la posibilidad de seleccionar quién puede verlos. Luego, para que la privacidad esté más consolidada y controlada, Vimeo ofrece dos alternativas adicionales (con coste).

Todo esto me permitió comentar con iFirst el tema de la privacidad (again): quién puede encontrarte aunque no esté en tus contactos, la importancia de que tus contactos sean precisamente eso, gente que de verdad conozcas y no gente que solicita ser tu “amigo” y a la que dices “sí” para tener más “seguidores” o posibles “likes”. También hablamos sobre qué es eso de los “datos personales”; en este caso, qué información sobre ti guarda Vimeo. Finalmente, salió el tema sobre cómo el video que subes se queda en Internet e incluso tus amigos, si lo descargan, pueden compartirlo con contactos que no sean tuyos. Y hablamos sobre lo que cuenta de ti un video: ¿se te ve la cara? ¿Se ve tu casa o tu calle? ¿Sales con el uniforme del colegio y se ve el nombre? ¿Toda la gente que sale en el video sabe que lo compartes en Internet?

¿Quién usa las redes sociales?

Fuente: Vimeo

Fuente: Vimeo

Otra de las cosas que estuvimos viendo en Vimeo fueron las condiciones de servicio. En ellas se explica claramente que “debes tener al menos 13 años para utilizar el servicio. Si tienes 13 pero eres menor (depende de dónde vivas), deberás contar con el permiso de tus padres o tutores para utilizar el service. Lee con ellos estos términos“. Y añade que, si se opta por esa autorización del padre o tutor, “el adulto acepta estos Términos en representación del menor, siendo responsable de monitorizar y supervisar el so que se haga del servicio. Si su hijo usa el Serbicio y es menor de 13 años o no tiene su permiso, contacte con nosoyros inmediatemente para que desactivemos su acceso…“. Para terminar, le hice leer en voz alta este párrafo: “ADVERTENCIA: incluso aunque tengas la edad permitida para usar el Servicio o tengas el permiso de tu padre o tutor, algunos de los contenidos disponibles en Vimeo puede que no sean adecuados (…)” y termina (no traduzco porque en inglés suena más clarito) “some content may contain ‘R-rated’ material, nudity, profanity, and mature subject matter. If you are under 18, do not view such content“.

Para contextualizar este tema, os remito a un post de hace mes y medio sobre cambios en la legislación europea respecto a la presencia y actividad de menores en Internet.

Aprender (con ellos) para enseñar(les)

Como yo apenas utilizo Vimeo, las preguntas de iFirst superaron en seguida mi capacidad de respuesta. Así que fuimos a Wikipedia y allí leímos que “Vimeo es una red con milones de usuarios y visitantes”. Y está claro que tu iKid no tiene por qué convertirse en diana de un ataque y que sus videos no tendrían por qué ser interesantes para esos millones de usuarios. Pero una vez se haga una cuenta en esta u otra red, una vez que la utilice para comentar o compartir, el contenido que comente o comparta se quedará en Internet. Y podrá acceder a los millones de videos que otros suban y que quizá no sean especialmente enriquecedores cuando se tienen 11 años.

Después buscamos más información sobre la diferencia entre Vimeo y YouTube, más que nada para dejar las cosas claras. En casa sabemos más de YouTube. La diferencia entre ambos no es sólo que en Vimeo puedan ver tu video únicamente tus contactos. Eso es propio de y está más conseguido en Vimeo pero también es posible en YouTube. Otros aspectos distintos:

  1. Vimeo suele ofrecer videos de mayor calidad;
  2. YouTube tiene más videos (así que más competencia para destacar, lo cual al iKid de momento no debería preocuparle);
  3. La duración del video es limitada en YouTube y no en Vimeo (bueno, no en tiempo pero sí en tamaño del archivo);
  4. En YouTube hay publicidad y en Vimeo no;
  5. Vimeo nos permite además controlar que hacen los demás usuarios con nuestro vídeo: descargarlo o sólo difundirlo. Pero no veo a iFirst estando pendiente de eso… Al menos no ahora.

Toda esta información le pareció estupenda a iFirst. Pero es un niño y le importa lo que tienen o hacen otros niños. Y hay niños que sí tienen cuenta en Vimeo. Lo cual, si es con el consentimiento de sus padres, me parece perfecto. Así que en este punto la conversación se manejó a la antigua usanza: “otros tendrán cuenta, pero tú de momento no la vas a tener porque a papá y a mí no nos parece que sea necesario todavía”. Muy impopular, lo sé.

Mensajes 

Para terminar el momento #ePaternidad, estuvimos hablando sobre:

  • Creatividad. Es genial que iFirst quiera hacer videos propios, que tenga ideas y que le guste utilizar aplicaciones o plataformas para hacer cosas imaginativas. Yo casi no sé usar iMovie, así que me da hasta envidia…
  • Paciencia. Cuando llegue el momento, mejor crearse una cuenta en una red social no con el único propósito de compartir algo, sino con la intención de crear una identidad dentro de esa red en concreto que sea quien eres en la vida real.
  • Pensar dos veces. Cuando compartes algo en Internet, pensar si realmente es necesario compartirlo en un sitio o en otro; pensar en por qué lo subes y en qué dice de ti.

Alternativas

  • Hay opciones para compartir un video sin necesidad de tener una cuenta de usuario en una red social; están Dropbox o GoogleDrive… (con las cuentas de los iParents). Mejor evitar WhatsApp (aunque si el video es grande no habrá ni opción). Y por supuesto, merienda en casa para ver el video con amigos. Porque, si lo que quieres es verlo con amigos, lo de la red social no añade, de momento, grandes ventajas.
  • También hay alternativas para aprender a editar o crear videos. Es verdad que en Vimeo puedes encontrar tutoriales de los que aprender, pero también encuentras información en artículos como éste de CCM, o podemos investigar sobre los cursos para niños de la Escuela de Artes Visuales, o incluso podemos buscar campamentos que ofrezca contenidos cinematográficos (para mayores de 14 como CinemaCamp o más abiertos en edad como Orson The Kid).
  • Y terminamos con una investigación sobre cómo usar mejor iMovie y sobre aplicaciones o software para crear videos que no conocemos, haciendo una lista de cuáles queremos probar: Videolicious, TouchEdit, Stop Motion Studio, Pinnacle Studio

Bss,

M.

PD. He pedido permiso a iFirst para contar todo esto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × 3 =

RELACIONADO

Las bases de la educación en el buen uso de la tecnología

Las bases de la educación en el buen uso de la tecnología

enero 11, 2017

Familia y tecnología: lo mejor y lo peor del verano

Familia y tecnología: lo mejor y lo peor del verano

agosto 30, 2016

10 cosas que los padres deben saber sobre #WhatsApp

10 cosas que los padres deben saber sobre #WhatsApp

noviembre 17, 2015