10 frases no tecnológicas para la educación digital de los iKids

10 frases no tecnológicas para la educación digital de los iKids

Los niños inician su relación con la tecnología cada vez más pronto. Como dice un estudio sobre uso de la tecnología en niños de 0 a 8 años, lo hacen además de forma autónoma, negociando su propia relación con el dispositivo. Es decir, aunque tú como padre o madre controles, filtres o limites, la realidad es que luego, cuando el iKid está jugando con una app o viendo un video, aprende sólo. Salvo que estés siempre con ellos, claro.

Hasta aquí son usuarios pasivos de la tecnología, no interactúan con nadie. Pero dicen los datos que la edad media en el inicio de acceso a Internet en España está en los 7 años: la mensajería instantánea, ver videoclips y escuchar música son las más frecuentes entre las actividades diarias. Otras como la búsqueda de información o las tareas escolares forman parte de la dieta mediática para alrededor de uno de cada tres menores. Con una cuenta de correo, con un perfil en un videojuego online o en una red social (aunque en teoría no se pueda hasta los 13), con búsquedas en Internet que les llevan a páginas web con formularios de todo tipo… A los 11 años, la mitad de los niños españoles (sí, la mitad) tiene ya su propio smartphone; redes como Instagram o Musical.ly están llenas de ‘pequeños usuarios’ y WhatsApp es ‘reina’ en las relaciones sociales de los iKids.

No sé cómo afrontas la relación con la tecnología de tus hijos o cómo la incluyes en el resto de la educación que les das, pero si tus iKids son activos en Internet (buscan, consumen, crean, se comunican, publican, comparten…), te sugiero 10 frases ‘analógicas’ que les puedes decir cuando utilizan ‘lo digital’. Cuál se adapte mejor dependerá de la edad de tus hijos, de su personalidad, del momento, del tipo de familia que seáis…

10 frases no tecnológicas para la educación digital de tus iKids

1. APRENDE. Que sepas coger una aguja y un hilo no significa que sepas coser.

“Antes de hacer, escucha y aprende. Saber usar una máquina no significa saber utilizar la tecnología. Vas a estar conectado siempre, pero tú puedes elegir dónde y cómo. Descubre las cosas buenas que puedes conseguir. Aprovecha lo que saben otros, piensa en lo que quieres hacer tú y pregunta. Piensa dos veces y participa de forma positiva”.

2. PREPÁRATE. No se puede participar en una carrera sin entrenar, y entrenar incluye caerse y levantarse.

“La tecnología te abre una puerta a un mundo muy grande en el que podrás divertirte, relacionarte o aprender. Tendrás que saber que además de cosas buenas, hay también peligros. Puede que encuentres cosas desagradables y no siempre sabrás cómo entenderlas; oirás hablar de grooming, sexting y ciberbullying, publicidad, grupos que ejercen una mala influencia disfrazados de la solución a todos tus problemas. Déjate ayudar al entrenar y, si tus padres o profesores te ponen límites, trata de entender que quieren protegerte. Hay un momento para todo y tú estás empezando la carrera”.

3. BUSCA EL TÉRMINO MEDIO. Nadie se pasa la vida subido a un avión; es un medio de transporte que te lleva de un sitio a otro.

“Es fácil engancharse a la tecnología y olvidar que hay un mundo real. Es fácil creer todo lo que ves en Internet y no escuchar a quien te conoce fuera de la red. Reparte tu tiempo y dedicación entre lo on y lo off. Que la tecnología no te domine”.

4. SÉ RESPONSABLE. Haz en Internet lo que harías cara a cara. 

“En la red convivimos todos y hay un código de conducta que hablará de ti, de dónde navegas y cómo lo haces. Cuando navegues por la red, cuida tus expresiones y comentarios, tus fotos o videos. Todo queda registrado y será como tener tu vida colgada en una pared. No dejes que cualquier conocido o desconocido te convenza de usar la tecnología de una forma que no te guste”.

5. ENTIENDE LAS NORMAS. Si no apruebas el examen teórico, manejar volante y pedales no es suficiente para aprobar el carné de conducir.

“Siempre habrá normas respecto a cuánto tiempo estar conectado o dónde conectarte; las habrá en casa, en el colegio, en la Universidad y de mayor también en el trabajo. También hay reglas sobre cómo actuar según donde estés en la red. Y desde luego hay leyes que dicen cuándo algo es delito. Entiende el mundo en el que estás para poder sacar el mejor partido de él”.

6. PIENSA. Si recoges setas en el bosque, no puedes comerte cualquiera; algunas son venenosas.

“Cuando uses la tecnología, no te quedes con lo primero que encuentres. Aprende a buscar, a elegir, a guardar y compartir. Y esto tiene que ver no sólo con páginas web o plataformas de streaming, sino también con apps, redes sociales, juegos o promociones online. Piensa es lo que haces y en cómo puede afectar a otros o a ti mismo. No compartas cualquier foto, no te apuntes a cualquier grupo, no descargues cualquier aplicación”.

7. RESPETA. Haz lo que te gustaría que te hicieran.

“No utilices Internet para herir, insultar, cometer delitos o compartir contenidos falsos, peligrosos o fáciles de utilizar con mala intención por otros. En la red verás acoso, verás fotos íntimas, videos personales y juegos que te prometen hacerte millonario. Habrá desconocidos que te pidan compartir contenido y habrá conocidos que utilicen mal tu contenido. Antes de reaccionar, piensa. Antes de actuar, pregunta. Si te equivocas, pide perdón. Respeta al resto de internautas”.

8. DECIDE. Tú usas un cuchillo para cortar pan, pero algunos lo utilizan para hacer daño. Y otros, con el mismo cuchillo, crean cosas que antes no existían.

“Intenta no dejarte llevar; lo que haces cuando usas la tecnología e Internet no es algo aislado. Eres tú mismo y expones tus gustos, miedos, creencias o costumbres. Busca ser tú mismo, sin disfrazarte de otras cosas, sin creerte todo lo malo que alguien diga ni todo lo bueno que alguien te prometa. Denuncia lo que no te guste. Conéctate para disfrutar. Además de mirar vídeos y fotos o hacer lo que hacen todos los demás, puedes hacer cosas nuevas o inspirarte en lo que encuentras para aprender”.

9. PROTÉGETE. Cuando sales a la calle, ni dejas la llave puesta en la puerta de casa ni se la das a cualquiera, ni la pones en un llavero que tenga escritos tu nombre y dirección.

“Internet es grande y tus dispositivos son la puerta por la que sales a la red y por la que otros pueden llegar a ti. Mantén limpios, actualizados y protegidos tus equipos fijos y móviles; desactiva funciones como la geo-localización y ten siempre en cuenta los ajustes de privacidad en cualquier entorno de Internet. No des tus datos a desconocidos ni compartas tu información en cualquier sitio; no pongas fácil que cualquiera se haga pasar por ti con malas intenciones. Elige bien tus contraseñas y cámbialas con frecuencia, porque en tus equipos y dispositivos, que no son un juguete, guardas cosas de valor que son sólo tuyas”.

10. HABLA. La tecnología te enseña, te divierte, te conecta… pero no te dará una caricia ni te defenderá ante los demás.

“Habla con las personas que de verdad te conocen, las que están contigo incluso cuando no hay wi-fi o 3G. Cuéntales si algo te preocupa, si ves o lees algo raro, si un desconocido se pone en contacto contigo, si tienes dudas… Incluso aunque ellos no sepan responderte a la primera, podrán ayudarte a solucionar cualquier problema. Puede que tus padres o profesores no hayan nacido en tiempos digitales, pero saben de cosas importantes y tratan de cumplir con su deber de cuidarte y protegerte”.

— Todos los puntos anteriores se resumen en uno solo: “Internet lo construyes tú junto a muchos más, así que entre todos debemos conseguir que sea un sitio seguro y positivo. El uso que hagas de la tecnología dirá quién eres, contará lo mejor y peor de ti y será la llave para poder tener una vida -real y digital- inteligente, divertida y útil“.

Si vamos consiguiendo que los iKids normalicen algunas de estas cosas, avanzamos seguro ;)

Besos,

M.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *